Categorías
decoración

The spring has arrived

¡Por fin! Sí, sí, por fin ha llegado la primavera a Las Cosas de Isabelita y por fin escribo algo en el blog. Pero tengo varias excusas: una es que he estado de vacaciones y no he hecho nada de nada porque no me he llevado nada que hacer. La otra y principal es que uno de los síntomas del embarazo es que por las noches, que es cuando hago mis labores, estoy vaguísima y no me apetece nada ni tejer ni crear, ni ná.


Pero bueno, del abanico de síntomas que acompaña a este estado no es de los peores. Para mí, ahora que han pasado casi del todo los malestares estomacales, uno de los más incómodos es el pasar a tener de repente el cerebro de un mosquito. No es que sea yo Einstein (mi padre disiente), pero es que si estás acostumbrada a que te funcione el cerebro de una forma normal, pasar de repente a hacer cosas del estilo de:

  • Buscar como loca la bolsa de pañales de tu hija y encontrarla en la silla que está a tu lado tras 5 minutos de búsqueda
  • Echar a lavar un pañal y tirar a la basura el babero
  • Dejarte las llaves puestas en el coche (en plena calle) y, por supuesto, tirarte dos horas buscándolas en el bolso antes de darte cuenta
  • Distraerte con una mosca y quedarte a medias en una frase que luego no tienes ni idea de cómo sigue
  • Y la mejor, que me pasó ayer, perderte yendo al súper de tu barrio. Pero perderte de no tener ni idea de dónde estás de repente

Pues hombre, es incómodo.

Pero hay otro síntoma que ayuda a sobrellevarlo, que es el de que todo te da igual. Con lo cual te ríes pensando que estás idiota y punto. Además, como dice mi amiga Bea, sarna con gusto no pica. Y esta sarna, a mí, me da mucho gusto.

Lo de que todo te dé igual está bien aunque también tiene sus consecuencias. Recuerdo en el embarazo de mi hija Ana que una de las 80 veces que me choqué contra la columna de mi garaje (donde aparco TODOS LOS DÍAS) me vi a mi misma diciendo: “uy, me estoy llevando la puerta del coche por delante, bueno, da igual, un poquito más y ya paso”. Eso por no decir que se me olvidó cómo hablar inglés. Fue muy divertida la primera reunión tras la baja maternal en la que le preguntaba a mis compañeros: “¿cómo se decía esto que no me acuerdo?”. Y ellos con cara de susto: “telephone?”.

Estaba pensando que ahora que ya por fin, tras año y medio, me ha llegado el último fascículo del coleccionable de ganchillo, igual lo puedo sustituir por un “Follow me” para la baja maternal (con Francis Matthews! – esto sólo lo entienden los que nacieron antes del 76) y así al menos el inglés no se me quedará en una de las 800.000.000.000 (o no sé qué cifra desorbitada dicen) de neuronas que se pierden en el parto.

Bueno, enough of me (aprovecho que todavía puedo). Quería escribir este post para publicar unos sujetachupetes-sujetaservilletas nuevos que he hecho con las últimas telas que me han ido trayendo mi madre y hermana de USA. Gracias a mi amiga Mónica que me ha hecho un súper pedido he tenido que hacer varios de golpe y, cómo no, ¡me han quedado preciosos! Lo digo yo que soy muy objetiva.

Aquí está la foto. Ha cerrado ya el programa de tratamiento de imágenes de Google así que las fotos, mientras no encuentre algo mejor, me temo que van a ser todavía más churro. ¡Lo siento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.