Categorías
consejos

Sabanas para minicamas

Se me ha ocurrido esta mañana que igual ayudo a alguien si hablo de este tema y además así podéis ver lo mona que me ha quedado la cama de mi gordi. Si, como yo, habéis optado por comprar a alguno de vuestros hijos una camita de Ikea de esas que miden 160 x 75 cm, probablemente habréis encontrado dificultades para encontrar sábanas de esa medida, a no ser que las compres en el propio Ikea, claro.



Yo no tengo nada en contra de las sábanas de Ikea pero me apetecía ponerle unas un poco mejores a Ana, más vistosas y también, menos vistas. Las bajeras sí, las compré allí. Me compré 2 ó 3 de esas ajustables y con eso tengo suficiente. Pero resulta que un día en www.buyvip.com o www.vente-privee.es o alguna de éstas webs de descuento vi una funda nórdica que me encantó pero sólo tenían las medidas estándar. Aun así me lancé y compré un juego para cama de 90 cm, que ya le daría uso antes o después. También encargué 3 cojines a juego.

Pero cuando llegó el pedido me pareció todo tan bonito que no me pude resistir a estrenarlo. Saqué el edredón de la cama de Ana y vi que si partía la funda por la mitad me salían dos fundas del tamaño del edredón (más o menos, igual le queda un poco justito pero luego puesto no se nota). Como la funda para cama de 90 mide 150 x 220 cm, al cortarla por la mitad me quedaban dos de 150 x 110 cm. Perfecto. Lo mismo hice con la funda de la almohada, la corté por la mitad y me quedaron dos de 75 cm de largo.

El remate es lo más rollo, claro. Como soy un poco chapucera a veces con estas cosas (prefiero pensar que soy práctica) cogí una cinta de grosgrain rosa claro y se la cosí a modo de cinta al bies en el lado cortado del trozo de funda que sí tenía botones (para meter y sacar el edredón). Ésta parte me quedó guay y lo rematé rápidamente. Lo mismo hice con la almohada pero usé una cinta de cuadritos vichy bancos y rojos que venía envolviendo las sábanas y que le iba al pelo.

El problema es que no podía hacer lo mismo con el otro trozo porque entonces no tendría ninguna abertura para meter el edredón. Y ahí se quedó unos meses el otro trozo de funda nórdica esperando que me llegara la inspiración.

Y llegó. Llegó hace ya tiempo pero hasta ayer no saqué la máquina de coser y ya por fin lo he terminado. Se me ocurrió hacerle un remate simple (dobladillo “pa” dentro) a cada una de las dos partes que forman la funda y para unirlos, como no me apetecía nada hacer ojales (el último ojal lo hice en los 90), buscar botones a juego, etc., pensé ponerle los mismos botones automáticos que le pongo a los sujetachupetes. Con lo cual enseguida estaba terminada, le planté tres automáticos y así ya no se le sale el edredón.

Bueno, ahora mismo las pongo sin edredón porque hace un calor que te mueres en Madrid a 22 de Agosto (aprovecho para felicitar públicamente a mi hermana Ana, que hoy es su cumple). Pero sí las usé con edredón antes de que llegara el verano y quedaban fenomenal. Aquí os pongo una foto de cómo quedan. Cuando le quite la barrera a la camita, la idea es poner los dos cojines cilíndricos a modo de reposabrazos en los lados cortos de la cama y el resto de cojines como respaldo para que parezca un minisofá.

Lo guay es que ya no te tienes que limitar a las sábanas de Ikea, con las cosas tan remonas que tienen en Zara Home Kids, por ejemplo… Por cierto, estas sábanas están a la venta en www.dreivip.com hasta el domingo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.