Categorías
decoración

Personalización de camisetas

Bueno bueno, qué original, es que esto no se le ha debido ocurrir a nadie antes que a mí, ¿verdad? jejeje

Ya, ya, que no, que esto no es nada nuevo, pero es que es TAN fácil…



Todo empezó un día en Costura de Altura, una tienda/taller que ha abierto Sonia, de la tienda de telas Donnatela (Pza. de Arteijo, 1 – Madrid). En Costura de Altura venden telas más orientadas a hacer manualidades, patchwork… (además de dar clases de costura, patchwork, etc.) Maribel, que está en la tienda, me enseñó una camiseta que habían hecho en un taller de aplicaciones. Era una camiseta blanca con una aplicación de una flor de tela, ideal. Entonces se me encendió la bombilla.

Qué cosa más fácil, sólo hay que recortar la forma que quieras aplicar (por ejemplo, la flor) y pegarla a la camiseta con una entretela de doble cara. En Costura de Altura la habían rematado con un pespunte que quedaba monísimo y que ayuda a que la aplicación no se despegue.

Entonces por pasos. Me fui a Primark y compré 3 camisetas para mi Ana y mis sobrinas. Como las camisetas tenían un bolsillito delante, tuve que pensar en alguna aplicación que quedara bien en la espalda. Se me ocurrió que como Ana y sus dos primas parecen la versión baby de los Ángeles de Charlie porque son una rubia, una morena y una castaña, unas camisetas con alitas en la espalda podían quedar muy graciosas.

También necesitaba la entretela. Recordé que en una de estas compras compulsivas de materiales para manualidades que hice hace tiempo (aprovechando que venía alguien de EE.UU.) compré una cosa llamada Heat’n Bond Ultrahold. Rebusqué en el cesto y allí estaba, según ellos mismos dicen, la entretela para aplicaciones más fuerte del mercado, no necesita coserse, es lavable, secable en secadora… (qué suerte, ¿no?)

Para recortar la aplicación primero dibujé un ala de ángel en una cartulina y la recorté para que me sirviera de plantilla. La entretela de doble cara tiene un lado cubierto con papel, pues en ese lado es donde se calca la plantilla, 3 veces un ala derecha y 3 veces un ala izquierda (dándole la vuelta a la plantilla, a ver si a alguien se le va a ocurrir hacer dos plantillas). Se recorta la entretela dejando un pequeño margen (0,5 cm aproximadamente). Entonces se pega en el revés de la tela con la plancha (sin vapor) y ya sí se recorta por el dibujo.

En este momento tenemos 3 alas derechas y 3 alas izquierdas con la tela por un lado y por el otro el papel de la entretela. Se retira el papel, se posiciona sobre la camiseta donde queramos pegarla y se plancha por encima. ¡¡Y YA ESTÁ!!.

Después puedes hacerle  un pespunte por el interior de la aplicación. Yo lo hice y como hay que atravesar con la aguja la camiseta, la entretela y la tela de la aplicación, me dejé el dedo hecho polvo después de coser 6 alas. Así que nunca mais, tampoco queda TAAAN bien (vaga, sí).

Mejoras aplicadas en veces posteriores: como me compré la máquina troqueladora Big Shot, se pueden utilizar los troqueles para recortar la tela. No todos los troqueles cortan la tela, pero como sí todos cortan papel, una vez pegada la entretela a la tela con la que queremos hacer la aplicación ya sí que lo corta más o menos bien (hay que pasarlo 3 ó 4 veces por la máquina, pero funciona).

También lo del pespunte, la primera vez fue la última.

Otras ideas que no he puesto en práctica:  se pueden añadir lazos, puntillas, botones, superposiciones de distintos tipos de tela. No hay límites.  Es que te vuelves loca en internet si buscas “aplicaciones camisetas”, la gente hace verdaderas virguerías. Con  imaginación y creatividad puedes hacer lo que quieras. ¿Que te van las calaveras? ¿o los bigotes, que ahora están por todas partes? O si te gusta lo simple, como ponerte un bolsillo con una tela colorida en una camiseta blanca…

Aquí os pego una foto de la segunda remesa de camisetas. A mi cuñada le gustó la idea y se vino un día a casa con 10 camisetas para personalizar. Casi nada. Mi favorita es la del faro: había comprado esa tela estampada con faros en www.ratucos.com porque me pareció preciosa y no sabía qué iba a hacer con ella. La recorté con las tijeras de piquitos para que quedara más profesional. Quedó guay, ¿verdad? para hacer juego con un biquini de rayas marineras es perfecta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.