Categorías
consejos

Mentidero&Gin

Llevaba desde Navidad queriendo ir a este sitio que me habían recomendado y aproveché que tenía que organizar una salida informal para elegirlo como destino. Ya conocía el servicio de catering del Mentidero de la Villa porque he asistido a varias bodas que han servido y me encantaron. De hecho casi fue el que sirvió la mía pero al final lo descartamos, no por la calidad de su servicio, sino porque necesitábamos una empresa que nos proporcionara algo más que sólo el servicio de catering, ya que nos casábamos en un jardín (y había que decorarlo, incluyendo los muebles para la ceremonia, etc…). En definitiva, que sabía que la comida en este sitio iba a ser buena.



Pues allá que fuimos los seis. Reservé mesa abajo, en la parte del snack bar que tiene mesas bajas y sillones. Pero con una decoración moderna que me pareció muy cool. También tienen restaurante en la parte de arriba con una carta más completa pero sobre eso opinaré otro día porque no lo he probado (mi cuñada Paloma, que fue el otro día al restaurante me dijo que cenaron muy bien pero que el snack bar era más barato). La carta del snack bar tiene raciones para compartir y todo lo que pedimos estuvo buenísimo. A ver si me acuerdo de todo. Pedimos: croquetas de carabineros (son pequeñitas, de un bocado, muy sabrosas), ceviche de pez mantequilla (exquisito, de hecho al final pedimos otro para rematar), terrina de foie al moscatel (esto me lo pusieron cerca y a los demás casi no les dejé probar), queso fresco de cabra a la plancha con miel y mojo (ni os imagináis lo rico que estaba), tartar de atún rojo (¡mmm!), huevos rotos de corral con trufa (en las sugerencias del día) risotto de boletus y butifarra con trufa (esto sí que nos remató del todo).

Vamos, que cenamos de lujo. Luego pedimos de postre la tarta de limón y merengue (muy rica, casi tanto como la mía :)) y la trilogía de chocolate que no pude probar porque llevaba avellanas pero tuvo mucho éxito.

No pedimos vino pero todo fue regado con varias cervezas y unos cuantos gintonics. Como es lógico por el nombre del sitio, tienen una amplia carta de ginebras y tónicas. También tienen cócteles aunque le sugerimos al camarero que le pidiera al barman incluir el ginfizz, que por ahora no lo tenían.

Por sacarle un fallo, diría que el servicio quizás fue un pelín lento aunque el camarero era muy muy amable. Y la verdad es que como estábamos a gusto, pues casi ni lo notamos. Yo sí porque ese día estaba cansada y no me quería ir tarde pero vamos, por decir algo.

Al final pagamos 42 euros por barba que no me pareció demasiado dada la calidad de la comida y el ambiente. Me parece una idea buenísima de negocio para darle un aire más moderno a una empresa consolidada como el Mentidero de la Villa y creo que con este sitio van a capturar un nicho de mercado que seguramente con el restaurante que tenían en la plaza de las Salesas se les estaba escapando.

Conclusión: muy recomendable. Os aconsejo probarlo cuanto antes porque se está corriendo la voz y dentro de poco va a ser como el Ten con Ten, que habrá que reservar con 3 meses de antelación.

Por último, que se me ha olvidado mencionarlo, si queréis ir está situado en la calle Zurbano 17 aunque tiene entrada también por Almagro 20. Para reservar tenéis que llamar al 91 308 12 85.

Aquí os pongo una foto del snack bar. No la personalizo porque la he sacado de su web:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.