Categorías
manualidades

Corona de Flores

Estaba el viernes pasado pensando en qué ponerme para ir a cenar y de repente se me ocurrió que quería una corona de flores. Es que me encantan. Siempre me han gustado las flores en el pelo, favorecen un montón y son super femeninas. Y desde que Lana del Rey apareció en la portada de su disco con su cara de loca y las flores en la cabeza, parece que ya no queda tan raro salir un día cualquiera como si fueras Lady Marian a punto de casarte con Robin Hood.



Debe haber un auténtico boom porque si pones en Google “DIY cor” ya te sale “corona de flores”. Y es que es realmente fácil hacerla. Sólo necesitas:

– flores artificiales, mejor de tela, que son más bonitas. Yo las compré de Sia, que son preciosas aunque bastante caras
– un alambre: yo utilicé el del tallo de las flores, como no lo iba a utilizar una vez le quité la flor, corté con un cutter el tallo a lo largo y saqué el alambre
– un lazo o cinta o cinta floral. Probé con la floral pero al final le puse un lazo de rayas que me quedó precioso
– pistola de silicona caliente y silicona

Una vez tienes todo preparado coges el alambre y le das forma de corona (o de diadema). Lo puedes cerrar y que quede circular pero a mí me pareció más mono dejarlo abierto y cerrarlo a la medida que me haga falta con el lazo. Entonces arrancas las flores de los tallos y les cortas el pitorrito para que queden más planas y sean más fáciles de pegar. Y empiezas a pegar las flores en el alambre según te vaya pareciendo que queda bien. Hay algunos tutoriales que he visto que ponen círculos de fieltro por detrás de cada flor para que se peguen mejor. Yo no lo hice, simplemente puse el lazo por detrás de las flores y luego lo enrollé en el alambre para taparlo. También añadí algunas hojas para que quedara más real.

Otra forma de hacerlo es coger una diadema, forrarla con un lazo y luego pegarle las flores y las hojas.

Y la más popular en los tutoriales es enrollar los tallos de las flores alrededor del alambre. Yo probé a hacerlo así pero me resultó más difícil conseguir que la flor quedara donde yo quería, así que opté por la primera opción.

Éste fue el resultado:

Iba a poner una foto de cómo me queda pero he salido tan sumamente mal que creo que paso. Me queda guay, por cierto.

Ya en pleno proceso creativo me puse a hacer otros modelos con una hortensia preciosa de tela que había comprado también:

Éste, más atrevido:

– Y éste más discreto que regalé a mi anfitriona de esa noche, Susana, y que pienso repetir porque es I-DE-AL!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.