Categorías
belleza

BB Cream

Hace ya tiempo que llevo viendo en las tiendas un producto cosmético llamado BB Cream y yo, que me creo que estoy muy a la última en estos temas cosméticos, no tenía ni idea de qué demonios era eso. Además, cuando he preguntado en alguna tienda tampoco me ha convencido la explicación que me han dado.



Encima hace poco leí un artículo sobre estas cremas que era algo así como: ¡las nuevas BB Creams! pero la explicación que daban era tan somera como: “a medio camino entre una hidratante con color y un maquillaje…”.

Como he preguntado entre algunas de mis amigas y ellas tampoco parecen tener mucha idea, he pensado indagar un poco y contaros mi experiencia con la que, por supuesto, ya me he comprado.


En primer lugar, quería satisfacer mi curiosidad sobre el significado de las siglas BB, que se refieren al término Blemish Balm. Literalmente significa bálsamo para imperfecciones aunque me hace mucha gracia que en la que me he comprado pone: “BB Cream” y debajo: “Coloured Beauty Balm” (algo así como bálsamo de belleza con color) y debajo en francés “Crème Teintée” o sea crema con color. Vamos, que con esa explicación te quedas igual.

Según he leído en otros blogs  las BB creams son una especie de cremas con color pero con particularidades, muchas de ellas son bastante más cubrientes que una simple crema con color pero lo que las hace tan especiales es que son como auténticos tratamientos, las hay para todo tipo de pieles y necesidades: manchas, marcas, imperfecciones, arrugas, etc..

Casi todas las marcas de cosméticos comercializan ya estas BB creams, que dependiendo de la marca o la línea son más o menos cubrientes o están indicadas para un tipo de problema. Por ejemplo si tienes una piel con rojeces necesitarás una BB cream que a la vez que te cubra te calme también la piel, si lo que tienes son manchas no sólo necesitarás camuflar las manchas sino tratarlas, etc..

Mi experiencia con mi BB Cream:  Como hasta que suelte la sandía que llevo escondida debajo de la camisa no me pienso comprar ropa, me pasé por una de esas tiendas que están apareciendo como setas en todos los centros comerciales, llamada Kiko, a echar un vistazo a sus productos. Y es que mira que tengo productos de marcas caras de alta cosmética pero esta tienda (bien baratica) no sé lo que tiene que no puedo pasar por delante de una sin entrar. 

Debe tener que ver con eso que dice Nancho Novo en su monólogo “El Cavernícola”. Según él las mujeres somos recolectoras y por eso nos gusta ir tanto de compras: admirar los colores de las cosas, seleccionar los mejores productos, encontrar los mejores sitios de recolección, etc. Los hombres, sin embargo, si necesitan una camisa van a su tienda de siempre (pongamos… El Corte Inglés) y se cazan una camisa.

Sin rodeos. Porque ellos son cazadores.  Y con el despliegue de lacas de uñas que tienen las tiendas de Kiko, todas ordenaditas por gamas de colores, a mí, una recolectora de tomo y lomo, me obliga a entrar. Pues eso, que me enrollo como las persianas, entré y como vi que tenían una BB Cream pregunté qué era (me dejaron igual con la respuesta) y me la compré para probarla. La crema se llama BB Cream SPF 15, cuesta 8,90 euros  y contiene filtro solar factor 15 y complejos de origen vegetal que prometen contrarrestar la pérdida de hidratación y combatir los daños de la contaminación ambiental. Es de cobertura ligera, con pigmentos que afirman adaptarse por completo a cada tono de piel.

La crema en sí es blanca cuando te la pones en la mano, como con trazos de color. Cuando la aplicas parece más una base de maquillaje iluminadora, notas que unifica ligeramente el tono de la piel, disimulando las imperfecciones. 

A mí me parece más bien una mezcla entre un “primer” (base de maquillaje, para antes del maquillaje me refiero) y una hidratante con color. De hecho, tras aplicarla esta mañana me he retirado el resto de la mano con un trozo de papel higiénico y apenas han quedado restos de color en él, lo cual para usarlo todos los días me parece maravilloso porque odio maquillarme para ir a la oficina y que luego, en cuanto te tocas la cara un segundo, vas dejando huellas de maquillaje por los papeles.

El resultado en resumen es que te pone mejor cara. Además, me parece que hace una combinación perfecta con el maquillaje mineral en polvo.  El proceso de maquillaje rápido para el día a día sería el siguiente: – BB Cream de Kiko – Iluminador/corrector tipo Touche Eclat de YSL o similar (yo uso el de Sephora porque el de YSL, al no llevar conservantes de repente coge un olor asqueroso y si todavía te queda la mitad te hace una gracia que no veas, porque hay que tirarlo) – Maquillaje mineral Supernatural de Philosophy (sólo lo venden en EE.UU. pero es un must-have total para las aficionadas a maquillarse en el coche, o en sitios raros con poca luz porque siempre queda bien). 

Todo esto sobre tu ritual de hidratación (porque lo que yo hago no se puede llamar de otra forma) habitual.  Luego ya te pones lo que quieras: colorete, máscara o lo que te apetezca. Lo anterior es para un resultado muy muy natural pero con buena cara. Y hasta aquí este post también para chicas, como siga así voy a perder a todos mis seguidores masculinos. Prometo colgar pronto la receta del tocinillo de cielo y así recuperar a alguno. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.